Para muchos será poco menos que una profanación, pero estos collages obra del diseñador gráfico japonés Shusaku Takaoka en los que usa rostros de obras clásicas, como la Mona Lisa de Da Vinci, la venus de Botticcelli, el David de Miguel Ángel o la joven de la perla y un auto-retrato de Van Gogh) resultan, cuanto menos, llamativos.

Los collages de Takaoka se caracterizan por usar imágenes icónicas o personajes anónimos pero con un gran sentido de la moda. Así, estas nuevas reencarnaciones de rostros de pinturas consagradas no resultan anacrónicas, y exhiben una naturalidad sorprendente.

Por otra parte, también realiza el ejercicio casi contrario: collages que mezclan personajes famosos sobre obras de arte clásicas. Quizás no estén tan bien integrados como los anteriores, pero resultan igual de sorprendentes:

Es admirable como el autor siempre consigue encajar la foto del personaje correcto en la obra de arte más adecuada. de acuerdo a los rasgos y características definitorias de ambas.

Si queréis ver más obras de Shusaku Takaoka de este tipo, no os podéis perder su cuenta de Instagram.