Ya ha aparecido en esta página algún que otro artículo donde se muestran curiosos intentos de la humanidad de documentar e intentar hallar una explicación a ciertas enfermedades y patologías que afligen al hombre. No obstante, durante muchos siglos, el mero hecho de hacer una autopsia para estudiar el cuerpo humano, se consideró un acto blasfemo y criminal, por lo que la medicina y el método científico estuvieron relegados, en el mejor de los casos, a la clandestinidad. Afortunadamente, a partir del Renacimiento, esta tendencia cambia: Dios deja de ser el centro de todo el pensamiento humano y el hombre ocupa su lugar. Con el paso del tiempo, van apareciendo obras médicas impensables en la Edad Media, en la, poco a poco, se van desentrañando los misterios del cuerpo humano. Y en la primera mitad del siglo XIX, tenemos la obra que hoy nos ocupa, uno de los mejores ejemplos de estudios médicos relativamente modernos.

Desde 1830 a 1849, Jean Baptiste Bourgery elaboró, a lo largo de 8 libros (2.108 páginas en total), su Atlas de Anatomía Humana y Cirugía, una especie de enciclopédia médica. Serían, no obstante, las detalladísimas ilustraciones que lo acompañan, obra de Nicholas Henri Jacob, lo que harían de esta pieza, un material de referencia para las generaciones posteriores, tanto de médicos y cirujanos, como de artistas.

Además del valor estético de estas litografías de Jacob (726 en total), destaca la forma en la que ilustran las intervenciones quirúrgicas más habituales en una época en la que la medicina moderna estaba dando sus primeros pasos.

Hace algunos años, la prestigiosa Editorial Taschen re-editó el libro, podéis adquirirlo en Amazon:

Sale
Bourgery. Atlas De Anatomía Humana Y Cirugía (Bibliotheca Universalis)
  • Jean-Baptiste Bourgery; Nicolas H. Jacob
  • Taschen
  • Tapa dura: 832 páginas