David Olère, nacido en Varsóvia (Polonia) en 1902 fue, un artista que, antes de la segunda guerra mundial, llegó a trabajar para la Paramount Pictures como pintor, arquitecto y escultor en los decorados de varias películas abientadas en Europa. Sin embargo, con la expansión del nazismo y puesto que era judio, fue encerrado en el campo de concentración de Auschwitz. Allí, formó parte del Sonderkommando (mano de obra para el propio centro), se se le asignaron tareas que incluían la extracción de cadáveres en las cámaras de gas y la limpieza de los hornos crematorios.David Olère logró sobrevivir al Holocausto y utilizó su talento artístico para plasmar las barbaridades de las que fue testigo. Puesto que no existen fotografías de lo sucedido en los crematorios de los campos de concentración, el valor documental de sus pinturas e ilustraciones resulta innegable.

Murió en 1985 y, desde entonces, su mujer y su hijo han recuperado su legado para informar al mundo gracias al testimonio privilegiado de Olère, de las atrocidades que terminaron con la vida de millones de personas.

Si queréis conocer más tanto de la obra de David Olère como del Holocausto, el siguiente libro del propio Olére y de su hijo, Alexander Oler:

Witness: Images of Auschwitz
  • David Olere, Alexandre Oler
  • Editor: D&F Scott Publishing Inc
  • Tapa dura: 112 páginas