Hasta los mayores genios de la historia alguna vez en su vida estuvieron en paro (o buscando un mejor trabajo). Y para conseguir empleo qué mejor que un buen currículum redactado de forma precisa y que refleje de manera óptima todas tus buenas aptitudes.

Corría el año 1482 cuando Leonardo da Vinci (1452-1519), que contaba con 30 años de edad, muy lejos todavía de convertirse en el famoso artista e ingeniero polifacético que llegaría a ser, se encontró con la angustiosa pero común cuestión que todos nos hemos hecho alguna vez en la vida: ¿qué quiero ser de mayor?.

Por entonces da Vinci, gracias a sus estudios, ya era un experto armero, que en aquellos tiempos consistía en fabricar ingeniosas máquinas de guerra usando el material o compuesto de moda en la época: la pólvora. Es decir, Leonardo da Vinci era experto en fabricar bombas.

Curriculum Vitae de Leonardo da VinciPues bien, como iba diciendo, en aquel año de 1482 llegó a oídos de nuestro protagonista que el regente de Milán, el Duque Ludovico Sforza «El moro» (1452-1508), estaba en plena búsqueda de ingenieros para engrosar las filas del ducado, y, aprovechando que su mecenas Lorenzo de Médici (1449-1492) le había enviado a Milán como emisario florentino -llevando como regalo al Duque una lira de plata en forma de cabeza de caballo que él mismo había creado-, no dejó pasar la oportunidad de entregarle al Moro una carta solicitando un puesto de trabajo en el grupo de ingenieros.

El extraordinario currículum, que, a propósito, no comenta nada de sus (ya muchos) logros alcanzados en campos como la pintura y la escultura (lógico, el puesto era de ingeniero), dice así:

Ilustrísimo Señor, que ya cuenta suficientemente con los ejemplares de todos aquellos que se proclaman con los artìfices calificados en los instrumentos de guerra, y que la invención y el funcionamiento de dichos instrumentos no son diferentes de los de uso común: me esforzaré, sin perjuicio de cualquier otro, a dar explicaciones a su Excelencia, mostrando a su señoría, mi secreto, y luego ofrecer a su mejor gusto y a su aprobación para trabajar con efectos en los momentos oportunos sobre todas las cosas que, en parte, le señaló brevemente a continuación.

1. Tengo una especie de puentes muy ligeros y resistentes, adaptados para ser más fáciles de llevar, y con ellos puede llevar a cabo, y en cualquier momento huir del enemigo, y otros, seguros e indestructible por el fuego y la batalla, fácil y cómodo para levantar del lugar. También los métodos de quemar y destruir los del enemigo.

2. Yo sé cómo, cuando se ve asediado un lugar, para tomar el agua de los fosos, y hacer interminable variedad de puentes y caminos cubiertos y escaleras, y otras máquinas relacionadas con tales expediciones.

3. Si, por causa de la altura de los bancos, o la fuerza del lugar y su posición, es imposible, al asedio de un lugar, a valerse del plan de bombardeo, tengo métodos para la destrucción de la fortaleza de otros, incluso si se basa en una roca.

4. Una vez más, tengo toda clase de morteros, gran terror, más convenientes y fáciles de llevar, y ellos arrojan piedras pequeñas casi asemejando una tormenta, y con el humo de estos, motivos para el enemigo, en su detrimento y confusión.

5. Y si la lucha debe ser en el mar tengo muchos tipos de máquinas más eficientes para el ataque y defensa, y los buques resistirán el ataque de las mayores armas de fuego, el polvo y el humo.

6. También conozco modos de llegar sigilosamente a un determinado lugar por cuevas y pasajes secretos, aunque para ello fuera necesario pasar bajo un río.

7. Haré carros cubiertos, seguros y inatacables, que, entrando en el enemigo con su artillería, no hay ningún cuerpo de hombres tan grande, que los resista. Y detrás de estos, la infantería podría seguir muy ilesa y sin ningún obstáculo.

8. En caso de necesidad, haré cañones, morteros y artefactos explosivos sin luz de formas sutiles y útiles, fuera del tipo común.

9. Cuando la operación de bombardeo puede fallar, me gustaría inventar catapultas, cañones, trabocchi, y otras máquinas de la eficacia maravillosa y no de uso común. Y, en definitiva, de acuerdo a la variedad de los casos, puedo inventar diferentes y un sinfín de medios de ataque y defensa.

10. En tiempos de paz creo que puedo dar satisfacción perfecta y al igual de cualquier otro en la arquitectura y la composición de los edificios públicos y privados, y en el agua rectores de un lugar a otro.

11. Puedo realizar esculturas en mármol, bronce o barro, así como pinturas, y mi trabajo puede compararse al de cualquier otro, quien quiera que sea.

Además, yo podría asumir la obra del caballo de bronce que sería una gloria inmortal y honor eterno de la memoria feliz de su señor padre y de la ilustre casa de los Sforzas.

Y si alguna de las cosas mencionadas le pareciesen a alguien imposibles o no factibles, me declaro dispuesto a hacerle una demostración en su parque o el lugar que prefiera Vuestra Excelencia, a quien me encomiendo con toda humildad.

Leonardo da Vinci. Curriculum Vitae enviado al Duque de Sforza

Está claro que el tipo sabía cómo venderse. Obvia decir que fue contratado.